Comunicado de la Red de Apoyo a Macerlo, Freddy y Juan [bs as]

3.9.11

Nunca olvidamos a nuestrxs compañerxs presxs. No mistificamos respecto a ellxs pero tampoco somos indiferentes a su cotidianidad. La solidaridad no es, como se ha demostrado en varias oportunidades, una bella palabra o una consigna, sino una práctica inseparable de nuestra lucha. Esta puede expresarse de múltiples y diversas maneras, y también hay momentos en donde toma un cuerpo más definido, con contundencia y continuidad. Ante la delicada situación (judicial y de encierro) que afrontan los compañeros Juan Aliste Vega, Marcelo Villarroel Sepúlveda y Freddy Fuentevilla Saa, hoy secuestrados en las prisiones del estado chileno, diferentes individualidades de Buenos Aires hemos decidido conformar una nueva Red de Apoyo, para actualizar y difundir su situación, y esperando aportar en el sentido de tenerlos nuevamente en las calles.

Como ya mencionamos anteriormente, en ocasión de un comunicado publicado durante la campaña por su no expulsión de la región argentina, para nosotrxs la terminología legalista (culpable/inocente) carece de validez ya que se trata de un lenguaje que no es el nuestro, no pretendimos en el pasado ni pretendemos ahora vaciar de contenido ideas y practicas peligrosas para el Estado, ni dejamos de entender que mientras exista miseria habla rebelión, por eso simplemente nos hermanos con aquellos que de un modo u otro cuestionan y enfrentan el sistema de autoridad en el cual vivimos, y a ellxs brindamos nuestra solidaridad, entendida como una extensión y agudización de su propia lucha, que es la nuestra.

Incitamos a lxs demás compañerxs a conformar nuevas redes de apoyo o a solidarizar del modo en que les parezca, para agudizar la lucha por la libertad de Marcelo, Freddy y Juan.

Una breve reseña
En octubre del 2007 es asaltado en Santiago de Chile una sucursal del Banco Security, resultando muerto durante el hecho un sirviente de la burguesía (policía).

A partir de ese instante, se desata una campaña político/jurídico/mediática/policial que busca criminalizar a personas concretas con una notoria incidencia en la lucha anticapitalista, sea durante la dictadura de Pinochet, sea en la llamada transición democrática.

Al poco tiempo, más precisamente el 13 de diciembre de ese año, es detenido el compañero Axel Osorio, condenado a 3 años y 1 día de prisión, afortunadamente hoy nuevamente en la calle.

Obviamente la cacería no se detiene ahí, y es así que el 15 de marzo del 2008, en la provincia de Neuquén, son detenidos por diferentes fuerzas policiales los compañeros Freddy Fuentevilla y Marcelo Villarroel, junto a una tercera persona que será expulsada tiempo después a Chile, acusada de “ayudista”.

Freddy (ex militante del MIR) y Marcelo (ex militante del MAPU Lautaro, actualmente compañero anarquista) son sometidos a intensas golpizas e interrogatorios por las policías chilenas y argentinas, hasta que finalmente son trasladados a la Unidad Nº 11, una cárcel de máxima seguridad con gran historial de torturas por parte de sus funcionarios y carceleros, y procesados ambos por tenencia de arma de guerra.

A partir de ese instante comienza una carrera frenética por parte del Estado de Chile para lograr la pronta expulsión de los dos rebeldes y someterlos ante un tribunal militar, a la par que redes de apoyo se van conformando en Buenos Aires, Neuquén, La Plata, Valparaíso, Santiago, etc., divulgando el caso de los compañeros y extendiendo la petición de asilo político en la Argentina.

Por otra parte, y apesar del constante avasallamiento por parte de los carceleros y jueces, Freddy y Marcelo hacen llegar sus voces y pensamientos a través de comunicados, cartas, comunicaciones telefónicas, lo que genera apoyo del otro lado de los muros traducido en numerosas actividades como jornadas, cortes de calles y de vías de tren, manifestaciones y actos públicos, recitales, charlas debates, acciones directas de todo tipo, que se verán acrecentadas aun mas cuando el 17 de noviembre de 2008 los compañeros deciden iniciar una huelga de hambre, la cual culminara recién el 9 de enero del 2009, logrando algunas mejoras básicas en sus condiciones de encierro, ya que hasta ese entonces Marcelo y Freddy permanecían aislados 23 hs al día sin luz solar ni contacto con el resto de los presos.

No podemos dejar de mencionar que la solidaridad desarrollada en torno a los compañeros desato la esperada represión por parte del Estado, ejemplo de ello es el encarcelamiento de la compañera Andrea Urzua Cid el 18 de septiembre de 2008, acusada de intentar ingresar explosivos a la cárcel neuquina siguiendo un supuesto plan de fuga, y liberada 48 días después, aunque nuevamente encarcelada en la actualidad en el marco del mediáticamente denominado “caso bombas”, cumpliendo arresto domiciliario en Chile.

Tampoco olvidamos las constantes amenazas y en algunos casos golpizas a la que fueron sometidxs compañerxs de diversas regiones en ocasión de las visitas carcelarias.

Finalmente, el 15 de diciembre de 2009, el estado argentino de la mano del ministro del interior Florencio Randazzo, y con la complicidad de las presidentas Cristina Kirchner y Michelle Bachelet, firma el tratado de expulsión de Marcelo y Freddy, siendo expulsados de territorio argentino, hacia Chile…

Otro compañero detenido
El 9 de julio de 2010, en la terminal de micros de Retiro, es detenido el compañero Juan Aliste Vega, quien se encontraba prófugo desde octubre del 2007, acusado también de participar en el asalto al banco Security.

La detención es mostrada durante días en varios medios masivos como un logro de una operación conjunta entre las policías chilenas y argentinas, haciéndonos pensar nuevamente en una re-edición del Plan Cóndor, y Juan es encerrado en la cárcel Nº 1 de Ezeiza.

Se organizan algunas actividades inmediatas, tales como pintadas, folletos informativos, cortes de calle y difusión por diversos medios, pero el Estado argentino esta vez no quiere problemas y decide sacarse de encima rápidamente a Juan, siendo expulsado el 22 de julio, no sin antes haber sido torturado por el servicio penitenciario federal (carceleros), por la brigada antiterrorista de la policía federal argentina, y por miembros de la policía de investigaciones de Chile, que hace tiempo se encuentran en Argentina en busca de compañerxs que deciden no presentarse en los tribunales del enemigo…

La situación de los compañeros en la actualidad
Hoy Marcelo, Freddy y Juan se encuentran en la Cárcel de Alta Seguridad de Santiago de Chile, aguardando el momento del juicio, el cual se estima comience en noviembre mediante algunas audiencias.

Mientras mediáticamente se reproducen las imágenes de la viuda del policía muerto clamando venganza por su “perdida” y del presidente Piñera para abajo todos incitan a la condena social de estos tres luchadores, nosotrxs sabemos que ellos se encuentran fuertes y con la moral alta, orgullosos de sus decisiones y de haberlas llevado a cabo.

Hace poco nos enteramos que, al igual que Marcelo, Freddy y Juan también sufrieron requisas y castigos, actitudes propias de los miserables que atacan lo que no comprenden y les asusta.

Seguimos atentos y una vez mas incitamos a lxs compañerxs a solidarizar con Freddy, Marcelo y Juan.

¡MIENTRAS EXISTA MISERIA, HABRA REBELION!

¡SOLO LA LUCHA NOS HACE LIBRES!

¡FREDDY FUENTEVILLA, MARCELO VILLARROEL, JUAN ALISTE, A LA CALLE!

¡POR LA DESTRUCCION DE TODAS LAS CARCELES, POR LA LIBERTAD!

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.